viernes, 6 de abril de 2012

Monologo Tio Martin (Mohammed)


Que alegría haber recibido a mi sobrino Mohammed en casa. Lo llevo de paseo en el Impala para darle su ultimo regalo de cumpleaños. Aquella casa en la playa en la que tengo tantos recuerdos felices y espero que el viva más momentos de aquellos. Manejando tranquilamente por la avenida principal con dirección a la playa. El semáforo se torna verde. Aceleró poco a poco para continuar el camino. Una grande camioneta acelera; no respeta el alto del semáforo. Se siente el golpe en la puerta del pasajero. Se destruye el carro. Rápidamente llega la ayuda, se dan cuenta rápidamente de que mi brazo estaba roto. Me sacan y comienzan a atenderme el brazo y otras heridas menores. Escucho que dicen que no logran sacar a Mohammed. Quiero gritar; rogar por ayuda. No importaba que dejaran de atenderme, que ayudaran a mi sobrino era lo más importante. Veo que me observa, que busca con la mirada a Yanela. Su amada y bella Yanela. La encuentra, veo el dolor en el fondo de su mirada, en su rostro sangrante y en su sonrisa ligera. Quería levantarme de la camilla, sacarlo del auto. Salvarle la vida. Escucho las pinzas y veo la sangre derramarse. Ver su pierna partirse y mi alma junto con ella. Perdía a un ser querido poco a poco, pero él aun tenía ganas de transmitirme optimismo. Lo veía morir con una sonrisa en el rostro y la tranquilidad de que esa memoria permanecería para siempre en mi mente. 

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Que bueno que te gusto este texto. Espero que sigas visitando el blog para que veas cosas nuevas. Saludos.

      Eliminar